Como Hacer Un Ensayo: Critico, Literario, Científicos y Argumentativos

como redactar un ensayo critico y argumentativo

Hay diversas formas de redactar un ensayo, todo dependerá de la manera en la que el autor desee manifestar su opinión.

Sin embargo, todo ensayo debe contener en su estructura por lo menos tres partes primordiales, una introducción para dar un bosquejo de la obra, el cuerpo del tema y las conclusiones a las que llega el autor.

Puede decirse que un ensayo es una escritura libre, siendo la ponencia de su autor.

Por lo general, los ensayos deben redactarse en tercera persona del singular, para dar más formalidad en la escritura, pero cuando se trata de una narración autobiográfica, puede redactarse en primera persona.

El ensayo constituye la afirmación o percepción exclusiva de su autor, sin que ello represente la autenticidad de lo descrito. El ensayo expresa lo que su autor ansía dar a conocer a sus lectores.

Cuando el autor decide crear un ensayo debe considerar, primeramente tener un tema que pueda desarrollar y que le permita exponer su punto de vista, basado en una tesis creíble y atrayente para los lectores.

Los ensayos tendrán en cada una de sus partes el tecnicismo que requiera. Sí son ensayos especializados, el autor tiene certeza a quien va dirigido su contenido y le será sencillo presentar en la introducción, la antesala para dar a conocer su obra.

Hay diversos tipos de ensayo, pero los más reconocidos o mayormente trabajados son los:

  • Literarios.
  • Críticos.
  • Científicos.
  • De argumentos.

Los ensayos literarios

Reflejan obras basadas en fábulas o cuentos imaginarios, aunque también podrían ser reales, cuya extensión dependerá de lo que el autor desee agregar a la obra.

Aunque el ensayo, por lo general es breve, la decisión de su amplificación obedecerá exclusivamente al tema desarrollado.

Los ensayos críticos

Se tratan de opiniones estrictamente propias del autor que, por lo general difieren de un evento ó situación en particular, logrando crear un ambiente de discusión y controversia con la parte a la que se hace alusión.

El periodismo ha tomado, el ensayo, como parte de sus herramientas para polemizar y desarrollar investigaciones para el discernimiento de alguna noticia o acontecimiento.

Los ensayos científicos y argumentativos

Involucran la investigación, siendo su base una investigación, sustentada y comprobada.

En estos tipos de ensayos se pueden incluir citas de otros autores, con el objeto de sustentar la autenticidad de lo escrito.

La introducción de un ensayo es la antesala para, de una manera clara y precisa, presentar la trama a desarrollar. Es de vital importancia que ese prólogo cautive la atención del lector, ya que incidirá en la culminación satisfactoria de la lectura.

El cuerpo del ensayo debe contener la totalidad de la obra, en la que se detalla de forma exhaustiva todos los argumentos que el autor desea manifestar.

Dichos argumentos representan la opinión absoluta del autor, sin que ello exija pruebas extraordinarias para su realidad.

Es en esta parte del ensayo en que se incluyen notas ó pruebas de otras fuentes para dar robustez necesaria a la obra.

Las referencias que se adhieren al cuerpo del ensayo ofrecen un carácter de investigación formal y prestigio para la obra.

La última parte del ensayo se refiere al cierre del artículo, en el que se finiquita la idea a la que el autor quiso llegar, resumiendo de forma más sucinta el tema narrado.

La conclusión cierra lo narrado en el cuerpo del ensayo y demuestra la última palabra del autor sobre el tema.

Así como son necesarios, la introducción, cuerpo y conclusión en un ensayo, también lo es, el nombre del mismo. Un nombre que difiera de lo que tratará un ensayo, no captará la atención del lector.

Por regla general, el nombre de un ensayo predice lo que se imagina contendrá el ensayo, por cuanto sí, el nombre del mismo no tiene nada que ver con la antesala o introducción del ensayo, es probable que la lectura se suspenda, considerando que la atención se sugestiona es por el nombre de la obra.

Tal vez los nombres de obras que tengan poco que ver con su contexto, se reservan para novelas por ejemplo, en las que pueden adjuntarse muchos sucesos para extender la obra, cosa que en los ensayos no sucede, dado su carácter breve y determinante, por la opinión de su autor.