¿Cómo Germinar Semillas? 6 Pasos Simples y Las Preguntas Más Frecuetes

¿cómo germinar semillas con algodón?

Hay muchas maneras de germinar las semillas, pero un sistema de jardinería asegura buenos resultados.

Si eres un entusiasta de la jardinería, sabes que no hay nada más emocionante que ver aparecer los primeros brotes verdes después de plantar las semillas.

Para germinar las semillas necesitarás darles la cantidad correcta de tierra y asegurarte de que obtengan la cantidad adecuada de sol o sombra, además de regular la temperatura para que no se calienten ni enfríen demasiado.

El crecimiento de plantas a partir de semillas es una excelente manera de comenzar a trabajar en el jardín a principios de la temporada. Con la luz adecuada y algunos equipos simples, es fácil hacer crecer desde la semilla hasta la cosecha.

La mejor forma de germinar semillas requiere sólo dos platillos o platos y algo de tejido húmedo. Aquí tiene una guía paso a paso:

Mantenlo simple:

Debido a que cada planta tiene requisitos únicos para el inicio de la semilla, ayuda empezar poco a poco cultivando solo algunas variedades. Algunas semillas, como tomates y caléndulas, son especialmente fáciles de germinar.

eres un principiante, elije esos primero, y luego pasa a semillas más quisquillosas, como las petunias.

Otras buenas opciones para principiantes:

  • Albahaca.
  • Zinnia.
  • Capuchina.
  • Cosmos.

Luces para geminar las semillas:

Asegúrate de tener mucha luz. Todas las plántulas requieren una cantidad considerable de luz, así que asegúrese de tener una ventana soleada orientada al sur. Si las plántulas no reciben suficiente luz, serán largas y débiles.

Si no tiene una ventana soleada orientada al sur, invierta en luces de crecimiento y temporizador. Es la mejor manera de garantizar una luz consistente y abundante. Ajuste el temporizador durante 15 horas al día, riegue regularmente y de seguro obtendrá excelentes resultados.

Obtenga el tiempo correcto:

El objetivo es tener sus plantas de semillero listas para salir cuando el clima sea favorable. Comience por mirar el paquete, el cual debería indicar cuándo comenzarán a salir las semillas.

Por lo general, dirá algo así como: “Plante dentro de seis a ocho semanas antes de la última helada”.

Algunos tipos de verduras, como los frijoles y la calabaza, se germinan mejor en el exterior. Hay pocos beneficios de cultivarlos en interiores porque germinan y crecen rápidamente, débiles y secas. Algunas flores, como las amapolas, también se plantan mejor en el exterior.

Seis pasos: de la semilla al jardín:

1- Encuentra los contenedores correctos:

Puede comenzar con semillas en casi cualquier tipo de contenedor, siempre que tenga al menos 2-3 cm de profundidad y tenga algunos orificios de drenaje. Si es del tipo “bricolaje”, es posible que desee cultivar plántulas en tazas de yogur, cartones de leche o vasos de papel.

Prefiero la comodidad de las bandejas hechas especialmente para el arranque de semillas. Es fácil llenar las bandejas, el sistema de riego garantiza una humedad constante y puedo moverlas fácilmente.

2- Prepare el “suelo de macetas”:

Elija tierra para macetas. No use tierra de su jardín ni reutilice la tierra para macetas de sus plantas de interior. Comience con una mezcla fresca y estéril que garantizará plántulas sanas y libres de enfermedades.

Antes de llenar sus contenedores, use un cubo o una tina para humedecer la mezcla de siembra. El objetivo es humedecerlo pero no empaparlo; que quede desmenuzable. Llene los contenedores y empaquete la tierra con firmeza para eliminar espacios.

Recuerde que la mayoría de las mezclas contienen pocos nutrientes, si es que los tiene, por lo que deberá alimentarlos con fertilizante líquido unas semanas después de que germinen y continuar hasta que los trasplante al jardín.

El “suelo de tierra” de buena calidad para el inicio de la semilla en realidad no tiene tierra. Esta mezcla estéril y de drenaje libre es perfecta para las plántulas.

3- Comience a plantar:

Verifique el paquete de semillas para ver qué tan profundo debe plantarlas. Algunos de los más pequeños se pueden rociar sobre la superficie del suelo. Las semillas más grandes deberán ser enterradas. Por seguridad, siembre dos semillas por celda (o maceta).

Después de que haya dejado caer una semilla en cada sostenedor orgánico, puede regresar y cubrir las semillas. Si ambas semillas germinan, corte una y dejo que la otra crezca. Es útil hacer un par de sostenedores orgánicos en cada maceta para acomodar las semillas.

Humedezca las semillas recién plantadas con una pequeña regadera. Para acelerar la germinación, cubra las macetas con envoltura de plástico o un domo de plástico.

Esto ayuda a mantener las semillas húmedas antes de que germinen. Cuando vea los primeros signos verdes, retire la cubierta.

4- Agua, alimento, es una repetición:

A medida que crecen las plantas, use un rociador o una pequeña regadera para mantener el suelo húmedo, pero no empapado. Deje que el suelo se seque ligeramente entre riegos. Instale un ventilador para asegurar un buen movimiento de aire y prevenir enfermedades.

Utilice un ventilador que está conectado al mismo temporizador que las luces de crecimiento. Recuerde alimentar las plántulas regularmente con fertilizante líquido, mezclado a la velocidad recomendada en el paquete.

5- ¡Luz, luz, luz!:

Las plántulas necesitan mucha luz. Si crecerán en una ventana, elige una exposición orientada al sur. Gire las macetas con regularidad para evitar que las plantas se inclinen hacia la luz.

Si crecerán bajo luces, ajustalas de modo que estén a sólo unos centímetros por encima de las plantas de semillero.

Ajuste las luces en un temporizador durante 15 horas al día. Tenga en cuenta que las plántulas también necesitan oscuridad, para que puedan descansar. A medida que las plántulas crecen, suba las luces.

6- Mueva las plántulas al aire libre gradualmente:

No es una buena idea mover sus plantas de semillero directamente del entorno protegido de su hogar al jardín. Has estado mimando a estas plántulas durante semanas, por lo que necesitan una transición gradual al aire libre.

El proceso se llama endurecimiento. Aproximadamente una semana antes de que planee colocar las plántulas en el jardín, colóquelas en un lugar protegido al aire libre (parcialmente a la sombra, fuera del viento) durante unas horas, llevándolas por la noche.

Poco a poco, en el transcurso de una semana o 10 días, exponlos a más y más sol y viento. Un marco frío es un gran lugar para endurecer las plantas.

Preguntas frecuentes sobre semillas

1- Sólo una cuarta parte de mis semillas germinaron. ¿Qué salió mal?

Hay una serie de factores que afectan la germinación de la semilla. Verifique el paquete de semillas para determinar si se cumplieron todos los requisitos de temperatura y luz.

Si el suelo estaba frío y excesivamente húmedo, las semillas pueden haberse podrido. Excave una de las semillas y examínela. Si está hinchada y es suave, la semilla se ha podrido y tendrá que comenzar de nuevo.

Si el suelo estaba demasiado seco, es posible que las semillas no hayan germinado o que se hayan secado antes de que las raíces se arraiguen.

Si las semillas eran viejas, es posible que ya no sean viables. Inténtalo de nuevo y asegúrate de proporcionar una humedad constante.

2- Mis plantas de semillero son flacas. ¿Qué puedo hacer?

Las plantas crecen altas y largas cuando no reciben suficiente luz. Use luces de crecimiento para asegurarse de que reciban 15 horas de luz brillante por día.

Las temperaturas cálidas también pueden estimular el crecimiento de piernas largas. Intente bajar la temperatura de la habitación y reducir la cantidad de fertilizante que aplica.

Compare las plántulas cultivadas con fertilizante con las que no lo tienen.

3- Las hojas de mis tomates comienzan a verse de color púrpura a lo largo de las venas y en la parte inferior de las hojas. ¿Qué está pasando?

Las hojas moradas son una indicación de que la planta no está recibiendo suficiente fósforo. Si ha estado usando fertilizante de potencia media durante las primeras tres o cuatro semanas de la vida de la plántula, puede que sea hora de aumentar el fertilizante a su capacidad máxima.

El contenido de fósforo (el número medio en el análisis de fertilizantes) debe ser de al menos 3.

4- Mis plántulas estaban creciendo bien hasta que de repente se volcaron en la base. ¿Qué pasó?

Cuando los tallos de las plántulas jóvenes se marchitan y se caen, probablemente han sido asesinados por un hongo transmitido por el suelo llamado “Pythium”.

Este hongo es difícil de erradicar una vez que está presente en el suelo, pero puede evitarlo utilizando un medio de cultivo estéril y sin suelo, y proporcionando una buena circulación de aire.

5- El moho está creciendo en la parte superior de la superficie del suelo. No parece estar dañando mis plantas, pero ¿debería preocuparme?

El moho es una indicación de que el sustrato está demasiado húmedo. No dañará sus plantas mientras tome medidas.

Retenga el agua durante unos días e intente aumentar la circulación de aire alrededor de los contenedores utilizando un pequeño ventilador.

También puedes raspar parte del molde o intentar trasplantar las plántulas a tierra fresca.